Bosque de Cantabria en otoño.
Cantabria en otoño

Cantabria, la estrella del norte

Cantabria tu destino perfecto

Cantabria región privilegiada para el turismo se encuentra en el norte de España entre la meseta de Castilla, la cordillera Cantábrica y los Picos de Europa y el mar Cantábrico lo que configura un paisaje único y muy diverso con paisajes mesetarios, paisajes de montaña y muy bellos paisajes costeros y de playas que se prolongan en un continuo en Asturias, por su límite oeste, y el País Vasco, por su límite este. Sus restaurantes y excelentes alojamientos con una diversa oferta de hoteles, posadas, casas rurales y apartamentos hacen del turismo en Cantabria una experiencia única.

Plaza de Potes
Plaza de Potes

Cantabria, una de las Comunidades Autónomas más pequeñas de España, se encuentra situada en el centro de la Cornisa Cantábrica, al Norte Peninsular: N: 42º, 46´/43º, 31´; Oeste: 3º,9´/4º,52´.

La superficie total de Cantabria es de 5.300 km2, presentando 200 km de costa, para un perímetro total de 600 Km. Su población es de alrededor de 530.000 Habitantes, que viven mayoritariamente en el eje Santander - Torrelavega (más del 60% de la Población).

El Principado de Asturias, al Oeste; el Mar Cantábrico al Norte; Vizcaya al Este y Burgos, Palencia y León al Sur son los límites geográficos de la Comunidad Autónoma de Cantabria.

Dos zonas morfológicas bien diferenciadas caracterizan el relieve de Cantabria: la Marina, o plataforma litoral, que se extiende unos 15-20 kilómetros entre el Cantábrico, con cotas máximas que, solo en algún caso, se aproximan a los 500 metros, y la Montaña, que progresivamente va ganando altura hasta constituirse en la Cordillera Cantábrica, con alturas entre los 1.000 y 1.600 metros.

El clima de Cantabria es suave, debido a la Corriente del Golfo y al efecto regulador térmico del Mar Cantábrico. Los veranos son suaves y los inviernos frescos con una temperatura media anual de alrededor de 14º C. La nieve suele afectar a las zonas montañosas desde finales del otoño hasta la llegada de la primavera. Las precipitaciones en la costa rondan los 1.200 mm anuales y son mayores en las montañas. Característico de la región son las suradas, sobre todo en otoño e invierno. El viento sur, procedente de las montañas produce, más notablemente en la costa, un clima seco y cálido, de alrededor de los 20 grados y que suele permanecer por días.

 

La vegetación de la franja litoral es escasa, representada por especies herbáceas típicas de los arenales. La marina presenta una vegetación en la que predominan especies como el fresno, el tilo, el laurel, avellano, roble, encina y álamos. Los márgenes de los ríos cuentan con alisos y sauces, predominando el paisaje de praderías. Las zonas medias de montaña están dominadas por el roble y el haya, desapareciendo progresivamente las especies forestales según se asciende.