cantabria | paisajes de cantabria | alojamientos | los cántabros | rutas por cantabria | restaurantes | artesanía y ocio
Cantabria
 
 

GUÍA DE SANTANDER

SANTANDER
MUSEOS Y EXPOSICIONES
-
La Catedral
Museo Marítimo del Cantábrico
Centro de Arte Faro de Cabo Mayor
Museo Municipal de Bellas Artes
Biblioteca Menéndez Pelayo
ALOJAMIENTOS EN SANTANDER. HOTELES
-
RESTAURANTES
-
FOTOS DE SANTANDER
-
MAPA DE SANTANDER
-

 

 

Santander. El Sardinero

 

A partir de la península, la Avenida de Reina Victoria entra en el ámbito de El Sardinero, uno de los espacios urbanos más caros y elegantes de la costa española.
Esta zona de Santander mira ya hacia mar abierto v allí se suceden sin interrupción, en marea baja, las Playas del Camello, la Concha, y la Primera y la Segunda del Sardinero. En el mar, frente a las playas, se encuentra la Isla de Mouro y en ella el faro que indica la entrada a la bahía.
Si desde la Avenida de Reina Victoria se asciende por el Paseo de Pérez Galdós se entrará en una de las zonas residenciales más atractivas de Santander.
Ya de nuevo en la Avenida de Reina Victoria, y paseando junto a los tamarindos, se llega a la Plaza de Italia, centro de la vida urbana de El Sardinero. En ella se encuentra el Gran Casino y, tras él, como una de las mejores muestras de la llamada arquitectura montañesa el chalet Los Pinares, obra realizada en 1917 por Valentin Lavin Casalis.
El Gran Casino de El Sardinero fue construido en 1916. El edificio de corte neoclásico, funcionó como tal casino desde su inauguración hasta 1939; después, el local permaneció prácticamente cerrado hasta 1978, fecha en la que, tras la oportuna restauración, el Gran Casino reabrió sus puertas como establecimiento de juego dotado, además, de cafetería, restaurante y sala de fiestas.
En torno a la Plaza de Italia se encuentran también numerosos hoteles, restaurantes y cafeterías que, sobre todo en verano, hacen de El Sardinero el segundo centro urbano de Santander.
A pocos metros de esta plaza, sobre un pequeño promontorio rocoso que parece querer adentrarse en el mar, se encuentran los Jardines de Piquío.
Descendiendo por la Avenida de Castañeda se entra en el último tramo de El Sardinero, ocupado por el Parque del Doctor González Mesones, que hace pocos años fue notablemente ampliado con el espacio que entonces ocupaba el estadio municipal de El Sardinero, situado actualmente en la misma zona, pero algo más lejos de la línea de playa.

Mataleñas y Cabo Mayor.

La Avenida de Castañeda se continúa por la carretera del faro, que conduce como es fácil de imaginar, al Faro de Cabo Mayor, pero también a la Playa de Mataleñas y al campo de golf situado en el promontorio de Cabo Menor.
Mataleñas es una pequeña playa que surge al fondo de un profundo entrante de mar y que debe su atractivo a los imponentes acantilados de Cabo Menor. Éstos, como los de Cabo Mayor, están formados por grandes estratos inclinados por los que el mar asciende cuando el oleaje es fuerte. Desde el mirador de la Playa de Mataleñas se puede llegar hasta la punta de Cabo Menor a través de un estrecho camino que circunda el parque y el campo de golf: el paseo merece la pena.
La visita al faro es recomendable, pues a sus pies, y orientado hacia mar abierto, hay un mirador desde el cual pueden admirarse los acantilados de Cabo Mayor. Además en el propio faro se ha instalado un museo, que con el nombre de Centro de Arte Faro Cabo Mayor y dependiente de la Junta de Obras del Puerto, acoge la colección de pinturas y objetos relacionados con los faros perteneciente a los artistas Eduardo Sanz y su esposa Isabel Villar. Si hace viento (casi no importa su dirección) no debe dejarse de visitar este mirador; y, si en lugar de simple viento, lo que hay es galerna, sería imperdonable perder la oportunidad de ver en su más rotunda bravura el espectáculo que ofrece el Mar Cantábrico en su Iucha contra la roca.

Faro de Cabo Mayor
Playa del Camello
Playas del Sardinero
El Sardinero: foto aérea
Isla de Mouro
Gran Casino del Sardinero
Jardines de Piquío
 
Periplo Visual contacto: info@periplo.com